El amor libre hace una pareja más fuerte

fondox-net_linda-pareja-de-enamorados_1920x1200

En una relación de pareja, los mayores temores a que no funcione llegan desde la rutina y la infidelidad. En ocasiones sucede que una de las dos lleva a la otra; la rutina lleva a la infidelidad, o bien la infidelidad lleva a la rutina.

Muchas personas asocian que la infidelidad es un hecho biológico y que la especie humana no está diseñada genéticamente para tener el mismo compañero sexual para toda la vida. Es a partir de ahí cuando surge la idea de las parejas liberales.

Las parejas liberales son parejas que establecen una relación afectiva y sexual que no se enmarca dentro de los límites tradicionales de fidelidad. No es fácil definir el concepto de pareja liberal, pero la principal característica es que ambos miembros se muestran conformes con mantener una relación más abierta que les permite relacionarse con otras personas fuera de la pareja, y ambos han llegado a la conclusión de cuáles son los límites que pueden alcanzar.

Un aspecto importantísimo de las parejas liberales es la exclusividad sexual. Las parejas liberales, al menos muchas de ellas, asumen que pueden mantener relaciones sexuales y afectivas fuera de la pareja sin necesidad de que estos vínculos tengan consecuencia en la relación.

Las parejas abiertas practican el amor libre y en muchos casos afirman que son más felices y muestran más complicidad entre ellos que una pareja convencional. Sus argumentos se basan en que, como individuos, no somos propiedad del otro, sino que mantenemos un futuro común porque así lo hemos elegido libremente, pero eso no nos obliga a vivir encajonados en unos esquemas morales que otros han fabricado. Cada pareja es libre de decidir sus propias reglas y establecer sus propios límites.

Amor libre concepto

amor libre candado

El amor libre es un concepto que nace como tal a mediados del S.XIX, con el auge del anarquismo. En ese contexto, el amor libre se entiende como una muestra más de la libertad individual pero para ello las relaciones de amistad, los sentimientos, el cariño, la solidaridad y las relaciones sexuales han de integrarse de una forma armoniosa y alejadas de cualquier resquicio de dominación y explotación.

En términos estrictos, el amor libre sólo puede darse en una sociedad donde no exista ninguna autoridad jerárquica entre hombres y mujeres, tales como la familia, la religión o los estados. Atendiendo al ideal anarquista de amor libre, este concepto es el modo de expresión de un movimiento social que rechaza el matrimonio, que se considera una forma de esclavitud social.

El amor libre se considera por tanto la forma de establecer relaciones afectivas y uniones legítimas entre adultos que deben ser respetadas por todas las partes. A diferencia de lo que mucha gente cree, el amor libre no aboga por tener muchas parejas sexuales o muchas relaciones sexuales en un plazo corto de tiempo, sino que se entiende como un modo de establecer relaciones afectivas entre individuos desde el respeto, de igual a igual y sin estar reguladas por la ley o la norma restrictiva.

Esta idea equivocada del amor libre en el imaginario popular procede de la contracultura surgida en las décadas de los 60 y los 70 del S.XX, cuando nace el movimiento hippie.

Seguir leyendo El amor libre hace una pareja más fuerte

Locales liberales en Valencia

8b92e63e124d44cdacd14565b8b78e15_600x400

Desde colectivos de psicólogos como la Asociación Psicológica Americana se insiste en que la conducta sexual de los seres humanos no solo puede ser vista con fines reproductivos ni tampoco como algo que es completamente instintivo. De hecho, el concepto de orientación sexual engloba mucho más. Se habla de una atracción emocional, romántica, sexual o afectiva.

La atracción, por su parte, tiene que ver con la curiosidad natural, con el contacto o incluso con las feromonas. La parte biológica, de hecho, es sumamente importante, y las feromonas no son más que sustancias químicas que los seres vivos segregan para provocar comportamientos específicos en otros individuos de la misma especie.

No se habla, en ningún momento, de género, sino de especie. Desde este punto de vista, y según apuntan psicólogos y sociólogos, es poco probable que nos veamos siempre atraídos por un único sexo, e imposible si lo reducimos aún más, a solo una persona.

Las parejas sienten cada vez más necesidades de explorar sus propios límites, y recurren a fuentes diversas para satisfacer esa curiosidad. En Valencia, las escorts prestan un amplio abanico servicios, por eso las putas Valencia no solo enfocan sus servicios en el sexo, también han de servir de compañía en fiestas o viajes. También se incluyen los encuentros privados en hoteles o apartamentos, con modalidades que pueden ir desde la atención a parejas hasta algo más específico como la ducha erótica, el striptease o el fetichismo.

El liberalismo sexual antes

En antiguas civilizaciones el sexo se vivía con mucha más libertad. En Grecia eran habituales los encuentros de este tipo, sobre todo entre hombres. De hecho, el sexo formaba parte de la educación de maestros a pupilos. Del antiguo Egipto, por su parte, nos llegan testimonios que apuntan a que las prácticas sexuales de todo tipo estaban normalizadas.

El Papiro Erótico de Turín es uno de los documentos a los que hacemos alusión. En él se ve a una mujer dejando caer una lira al ser penetrada. También muestra a una mujer sentada sobre un objeto en forma de cono, que podría estar siendo utilizado a modo de consolador. Por otra parte, una de las pintadas eróticas que han llegado hasta nuestros días, que también eran habituales, muestra a la reina Hatshepsut practicando el coito anal con un cortesano.

¿Qué pasó para que toda esa libertad se convirtiera en temores y en prejuicios? Que las doctrinas religiosas y sus dictámenes morales se extendieron y calaron hondo durante siglos en una población que veía las relaciones sexuales, a instancias de los sacerdotes, como algo pensado solo para concebir. Lo demás era pecado y perversión.

En los años 60 los hippies estadounidenses lanzaron al mundo un mensaje de paz y amor opuesto a campañas bélicas como la que su país emprendió contra Vietnam. Se vivía entonces una revolución sexual contraria a las doctrinas morales, que invitaba a huir de ellas. ¿En qué quedó esa revolución sexual?

Seguir leyendo Locales liberales en Valencia

Qué es ser liberal y cómo proyectas una relación

parejas liberales

El término liberal es un concepto polisémico con muchas acepciones que conservan puntos en común pero que no obliga a aquellas personas que se consideren liberales a reproducir esas conductas en todos los contextos a los que se refiere.

En este artículo vamos a tratar de explicar qué es ser liberal en lo sexual y lo afectivo y cómo proyectar una relación, pero existen otros contextos que también son ampliamente conocidos y que no siempre han de mostrar compatibilidad entre sí.

El punto en común que tiene en todos esos contextos el término liberal es que se aplica a personas abiertas y respetuosas con otras personas, pero sobre todo que tiene costumbres e ideas libres sin prejuicios y favorece las libertades individuales.

En el aspecto político, ser liberal se entiende como aquella filosofía que promueve y defiende la libertad individual, la iniciativa privada y limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural. Liberalismo político y liberalismo económico van muy ligados tradicionalmente, el liberalismo económico es una teoría que incluye diferentes ideas entre las que destacan la libertad de circulación, el apoyo a la economía de mercado y la propiedad privada.

Una persona puede ser liberal en lo sexual y lo afectivo y en cambio ser conservador en lo económico; o viceversa, mostrar interés por el liberalismo social y las doctrinas políticas más progresivas al tiempo que mantiene una actitud afectiva con más barreras.

Qué es ser liberal sexualmente

Ser liberal sexualmente está relacionado muy íntimamente con ser liberal en el modo afectivo. El adjetivo liberal se aplica al comportamiento desinhibido, no condicionado por la moral sexual dominante.

El liberalismo sexual o afectivo puede manifestarse de diferentes formas: en forma de pareja abierta, a través del denominado amor libre, mostrando interés por prácticas sexuales no enmarcadas dentro de la norma del comportamiento humano, etc.

No es fácil definir qué es ser liberal pues el ambiente liberal reúne a un campo muy amplio de relaciones, sexuales, afectivas o incluso de amistad íntima, en la que se acepta que una pareja pueda ser plenamente feliz en su vivencia a dos, estar plenamente consolidada y sin embargo disfrutar con el acercamiento a otras parejas o personas.

Para ser liberal sexualmente se entiende que estos comportamientos han de entenderse sin sentido de culpabilidad. El disfrute de estas prácticas o de mostrar estos sentimientos debe llevarse a la realidad sin complejos y de manera igualitaria entre ambas partes de la pareja o de las personas que formen parte de esa relación si así lo han pactado, o por el contrario, mostrar respeto si se decide que hay actores activos y pasivos en las formas de entender esas relaciones.

Mantener relaciones liberales significa en definitiva apostar por una relación no convencional, no condicionada por las imposiciones morales o sociales y sobre todo participar en una relación donde cada persona se sienta libre de hacer lo que quiera, sin chantajes, sin deudas emocionales ni reproches.

Seguir leyendo Qué es ser liberal y cómo proyectas una relación