UDE llamará al boicot…




  • “Más adoctrinante que la Educación para la Ciudadanía”El Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado tras su reunión con el ex Vicepresidente de Estados Unidos Al Gore que el documental de este último, “Una verdad incómoda”, se proyectará en las aulas de los colegios españoles. La Unión Democrática de Estudiantes, representada en el Consejo Escolar del Estado, anuncia que lo boicoteará, y que recurrirá ante los Tribunales cualquier instrucción de la Administración para proyectar ese documental en horario lectivo en la enseñanza pública.

    UDE cree que sería inconstitucional emitir en horario de clase en colegios públicos un documental no científico, no académico y que sólo expresa una opinión política. “Sería como emitir en Secundaria una película de Michael Moore y presentarla como un documental sobre la historia de Estados Unidos”, afirma el Presidente de UDE, Álvaro Vermoet, “sobre todo si después no se estudia a Bjorn Lomborg, a Patrick Michaels, a Patrick Moore y a otras voces críticas con las previsiones del calentamiento global.”

    UDE denuncia que se trata, ante todo, de una película política. Al Gore critica la política medioambiental de Ronald Reagan y George Bush. Afirma que, después de 30 años, nada parece haber cambiado. Ignora la película el período 1993-2001, en que Al Gore era el Vicepresidente. No podía ser de otro modo, puesto que habría tenido que mostrar que durante los años de su Administración los estándares de emisión de gases eran incluso más bajos que los existentes hoy, es decir, que ha sido George W. Bush quien ha elevado los estándares de emisión.

    Buena parte del documental se centra en la destrucción de la capa de hielo de la Antártida y de Groenlandia, y en la elevación del nivel del mar en 7 metros antes del final de este siglo. Pero incluso el Comité de la ONU sobre Cambio Climático estima la elevación del nivel del mar en alrededor de 40 centímetros. La película presenta algunos glaciares del siglo XIX que han desaparecido hoy por completo, pero no ni menciona alguno de los glaciares que crecen en Noruega, Nueva Zelanda o incluso Estados Unidos. Muestra impactantes fotografías del hielo que desaparece en el Kilimanjaro, que ha estado fundiéndose desde… hace más de 100 años. 

    “Una verdad inconveniente” explica que Estados Unidos tiene que reducir de manera inmediata las emisiones de dióxido de carbono según dicta el Protocolo de Kyoto que la Administración Bush rechaza firmar (ese mismo tratado que la Administración Clinton-Gore ni siquiera se molestó en enviar al Senado). Pero incluso los defensores de Kyoto admiten que si todas las naciones aplicasen el Protocolo, ello afectaría a la temperatura global en menos de la décima parte de un grado.

    En cualquier caso, las predicciones de olas de calor y sequías se basan en modelos computacionales. Pero los modelos computacionales son vagos a la hora de predecir el clima, a causa de que los efectos de la evaporación del agua y la nubosidad provocan cambios que los ordenadores no predicen. Fueron incapaces de anticipar las cantidades masivas de calor que escaparon de los trópicos a lo largo de los últimos 15 años. Y no hay que olvidar que a mediados de los años 70, los modelos computacionales nos decían que debíamos prepararnos para un enfriamiento global.

    La escuela -concluye UDE- está para transmitir el conocimiento científico, no las apocalípticas predicciones de políticos agoreros.

     

  • UDE pide a todos los estudiantes mayores de 16 años que objeten a EpC




    Incluyendo las CCAA del PP y los estudiantes de centros FERE

     

    La implantación de Educación para la Ciudadanía (EpC) comenzará este curso sólo en la mitad de las Comunidades Autónomas, mientras que otras -básicamente las gobernadas por el PP- han retrasado un curso su implantación, al incorporarla en tercero de Educación Secundaria. Además, los centros privados religiosos de FERE han anunciado que adaptarán la asignatura a su ideario. Pese a todo, UDE llama a todos los estudiantes mayores de 16 años, con independencia de su lugar de residencia o centro de estudios, a que objeten a EpC este mismo curso y cuanto antes.

     

    UDE votó favorablemente a los planes de estudio de EpC propuestos por las Comunidades Autónomas del PP en los Consejos Escolares regionales, y no considera que supongan intromisión alguna en los derechos de los padres y de los alumnos; no obstante, llama a la objeción también a los estudiantes de estas autonomías, ya que se trata de objetar ante la mera existencia de una asignatura que puede ser adoctrinante si así lo decide el gobierno regional de turno, como sucede con planes de estudio de otras Comunidades o con algunos libros de texto, recursos didácticos y ensayos sobre la materia.

     

    Asimismo, UDE considera crucial la objeción de conciencia en los centros educativos privados, aun cuando su carácter propio pueda modular el contenido de las clases de EpC. UDE pide a estos alumnos que objeten ante la existencia de una asignatura que, en otros centros o regiones, supone un recorte de la libertad educativa, no sólo en solidaridad respecto a estas familias, sino como protesta contra un intento de introducir ideología política en la educación, aunque pueda no afectarles directamente. En este sentido, UDE recuerda a FERE que si todos sus centros hubieran objetado colectivamente sería aún más difícil para el Gobierno mantener EpC, y denunciará cualquier amenaza o intento de sanción contra los alumnos objetores en cualquier centro y en cualquier autonomía.

    UDE pide que cada Facultad organice sus propias pruebas de acceso a estudios universitarios

    La propuesta del Consejo Escolar condenaría al fracaso a miles de jóvenes

     

    Frente a la demagógica propuesta del Consejo Escolar del Estado de suprimir cualquier forma de prueba de acceso a la Universidad, la Unión Democrática de Estudiantes -cuyo presidente, Álvaro Vermoet, es consejero del Consejo Escolar del Estado y votó contra esta propuesta- pide que dichas pruebas sean organizadas por cada Facultad para cada programa de estudios concreto.

     

    El actual examen de Selectividad es una anomalía dentro del sistema educativo LOGSE, que se creó para seleccionar -como su propio nombre indica- a los estudiantes de Medicina, única carrera en la que, entonces, había más alumnos solicitantes que plazas ofrecidas. La actual Selectividad hace aguas por todas partes: pretende evaluar los conocimientos de Bachillerato pero no hay que superarla para obtener el Título; pretende organizar el acceso a la Universidad pero es la misma prueba para cualquier carrera; además, es distinta en cada Comunidad Autónoma.

     

    La propuesta de UDE, que formuló Álvaro Vermoet como voto particular en el Consejo Escolar del Estado, es que el Título de Bachiller vaya vinculado a una genérica Prueba de Bachillerato, que busque homologar unos conocimientos comunes en todos los alumnos, de todos los centros y de todas las autonomías. Obtenido el Título, UDE propone que sea cada Facultad la que posteriormente evalúe las capacidades de cada alumno para acceder a unos estudios concretos. Se evita así que unas décimas frustren la vocación de una vida, pues si un alumno es brillante en Química, será evaluado en Química, Física y Matemáticas por su Universidad, y unas décimas menos en la Historia del Bachillerato no le impedirán cursar Química. El papel del Ministerio debería limitarse a hacer una prueba a los alumnos antes de repartirles el Título de Bachiller.

     

    La propuesta del Consejo Escolar de suprimir cualquier forma de selección y de que no haya limitación de plazas en ningún plan de estudios no ayuda a los jóvenes, sino que impide limitar el acceso a estudios sin futuro laboral y condena al fracaso a miles de jóvenes a quienes se ha facilitado el acceso a esas carreras sin salida, a un precio desorbitado cuyo coste no será nunca recuperado por la sociedad.

    UDE advierte de la vuelta atrás que supondría para la educación en Madrid un gobierno PSOE-IU

    La Unión Democrática de Estudiantes advierte de que un gobierno PSOE-IU supondría la derogación de las nuevas normas de disciplina y del examen de 6º de Primaria, así como la restricción de la libertad de enseñanza

    La Unión Democrática de Estudiantes, mayoritaria en el Consejo Escolar de Madrid, advierte de los riesgos que supondría un gobierno PSOE-IU para la enseñanza en la Comunidad de Madrid.

    UDE recuerda que PSOE e IU se opusieron al examen de 6º de Primaria y se oponen a la nueva normativa de disciplina de Madrid, que faculta al profesor a sancionar a un alumno sin burocracias intermedias. Además, UDE denuncia que la Mercedes Díaz Massó, nº 14 de Simancas, declaró en el Consejo Escolar lo siguiente:

    • «El profesorado no ha perdido autoridad. Estos argumentos sólo responden a una visión parcial de un sector del profesorado»
    • «Difícilmente puede sostenerse que la expulsión y la privación de asistencia a las clases sea una medida educativa»
    • «Es excesiva la expulsión de más de una semana a las clases»

    IU, que previsiblemente gestionaría la enseñanza en caso de un gobierno de Simancas, propone destinar 1.700.000.000 euros a «nuevos perfiles profesionales» en los centros, lo que incluye meter en los centros toda una tropa de orientadores y psicopedagogos que debilitan la figura del profesor. Por ello, UDE hace un llamamiento al profesorado para que no vote a quien rechaza y debilita su autoridad y rechaza el esfuerzo y la evaluación de los alumnos.

    Además, un gobierno PSOE-IU restringiría la libertad de enseñanza (PSOE e IU se oponen al cheque escolar en la Educación Infantil) y sometería a la escuela pública a cuestionados principios de pedagogía igualitarista y antiautoritaria, privando a los padres de información fiable sobre el aprendizaje de sus hijos. UDE pide a todos los padres que llevaron a sus hijos a clase el día de la prueba de 6º de Primaria que no voten contra la transparencia, y a todos los padres que quieren elegir el centro de sus hijos el curso que viene que no voten contra la libertad de elegir centro.

    UDE distribuye un panfleto pidiendo a los profesores que no voten al PSOE porque «rechaza su autoridad»

    UDE exige a Simancas que diga si derogará el Decreto de Convivencia

    La Unión Democrática de Estudiantes siempre ha reconocido que un clima académico adecuado exige disciplina, normas de conducta, sanciones para las infracciones a las normas y un profesorado con autoridad. Sin este clima orientado al estudio no se garantiza, para UDE, el derecho a la educación.

    La izquierda madrileña, que rechazó la nueva normativa de convivencia de la Comunidad de Madrid por razones puramente electoralistas, sigue empeñada en rechazar la autoridad del profesorado. Rafael Simancas, candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, incluyó en el puesto 14 de su lista a la Asamblea de Madrid a Mercedes Díaz Massó, presidenta de la federación de padres de izquierdas, la “Giner de los Ríos”. Díaz Massó rechazó en el Consejo Escolar de Madrid no sólo la normativa de convivencia de la Consejería sino la resolución de la Asamblea de Madrid sobre convivencia que votaron unánimemente PP, PSOE e IU.

    UDE cree que Díaz Massó radicalizará la postura del PSOE de Madrid y, por ello, ha iniciado una campaña pidiendo al profesorado que no vote la lista de Simancas. En un panfleto que UDE hará llegar a todos los colegios e institutos donde tiene representación, se recogen algunas declaraciones de Díaz Massó en su etapa de presidenta de la “Giner de los Ríos” y consejera del Consejo Escolar de Madrid. Además, el presidente de UDE Álvaro Vermoet exige a Simancas que explique si asumirá los planteamientos radicales de Díaz Massó, si ya no apoya la resolución que votó en la Asamblea de Madrid sobre convivencia y si derogará, en caso de ganar, la nueva normativa de convivencia de Madrid.

    El panfleto de UDE puede verse a continuación.

    UDE cree que su propuesta de voluntariado, asumida por Aguirre, romperá con mayo del 68

    UDE inicia hoy una campaña pidiendo el voto para Esperanza Aguirre tras asumir la candidata del PP su alternativa a la Educación para la Ciudadanía

    El 27 de marzo la Unión Democrática de Estudiantes propuso a Eugenio Nasarre y Sandra Moneo, responsables educativos del PP, un “Servicio Cívico Nacional” consistente en el desarrollo práctico de los objetivos de la Educación para la Ciudadanía a través de actividades de voluntariado. UDE defendió entonces que el voluntariado permitía alcanzar los objetivos curriculares de Educación para la Ciudadanía de una forma más eficaz y respetando la libertad de conciencia.

    Ayer, 13 de mayo, la candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, asumió la idea de voluntariado como alternativa a la Educación para la Ciudadanía propuesta por UDE. En consecuencia, UDE desarrollará una campaña pidiendo el voto para Esperanza Aguirre dirigida a aquellos jóvenes que votan por primera vez el próximo 27 de mayo.

    El Presidente de UDE, Álvaro Vermoet, cree que ofrecer actividades de utilidad social en el horario de Educación para la Ciudadanía está dentro de la ley, pues es una forma alternativa de llegar a los objetivos de las enseñanzas mínimas del Ministerio, a la vez que inculca esa idea liberal de que los jóvenes no tenemos sólo derechos sino también obligaciones. La propuesta de UDE asumida por Aguirre no sólo promueve esa idea de reciprocidad, sino que rompe definitivamente con el espíritu sesentayochista que tan nocivo ha resultado para la autoridad del profesor y la disciplina en la escuela pública.

    Además, UDE cree que esa reciprocidad derechos-obligaciones reforzará el patriotismo constitucional y contribuirá a fortalecer la unidad de la Nación española, entendida como la suma de las voluntades de todos los españoles, libres e iguales, tanto en derechos como en obligaciones.

    UDE presenta 5 propuestas educativas ante el 27-M

    La Unión Democrática de Estudiantes, representada en los Consejos Escolares de las Comunidades Autónomas que tienen cita con las urnas el próximo 27 de mayo, propondrá a las principales fuerzas políticas 5 ideas con las que mejorar la enseñanza desde las Comunidades Autónomas. Estas propuestas son ejecutables dentro de las competencias autonómicas y encuentran respaldo en la actual Ley Orgánica de Educación.

    PROPUESTAS DE UDE ANTE EL 27-M

    1. Cheque Escolar: proponemos implantar gradualmente un sistema de financiación de la enseñanza en que el dinero siga a la familia a cualquier centro educativo.
    1. Examen en Primaria con valor académico: proponemos un examen de Lengua y Matemáticas obligatorio para todos los alumnos de la Comunidad Autónoma y que sea un factor más de evaluación de la etapa en Lengua y Matemáticas del último curso de Primaria, de tal forma que se exijan unas destrezas mínimas para la ESO.
    1. Dividir la ESO en dos etapas: proponemos 1º y 2º de ESO se curse en los colegios de Primaria. Proponemos que haya un examen general al final de 2º de ESO. Finalmente, proponemos organizar la oferta de asignaturas optativas prevista por la LOE a través de tres itinerarios en 3º y 4º de ESO: humanístico, científico y técnico.
    1. Especialización de Institutos: UDE propone Institutos especializados en Formación Profesional y en los distintos itinerarios de Bachillerato y de la ESO. Asimismo, proponemos Internados de Excelencia para los mejores alumnos de cada autonomía.
    1. Prueba de Excelencia de Bachillerato: proponemos ofrecer a los alumnos con el Título de Bachiller una prueba optativa que acredite el mérito y la excelencia.

    UDE hará llegar estas propuestas, plenamente realizables desde las Comunidades Autónomas y que encuentran cabida dentro de la Ley Orgánica de Educación, a las principales fuerzas políticas en los próximos días.

    UDE pide que el 2 de mayo sea Fiesta Nacional




    Muchos jóvenes asocian esta fecha al Día de la Comunidad de Madrid, cuando el alzamiento de 1808 fue precisamente la primera manifestación del sentimiento nacional español  

    La Unión Democrática de Estudiantes (UDE) reivindica que el 2 de mayo sea Fiesta Nacional. Cada vez son más los jóvenes que asocian esta fecha al Día de la Comunidad de Madrid. Aunque los madrileños hicieron bien en elegir el 2 de mayo como fiesta de Madrid, para conmemorar el alzamiento que se inicia en la capital tras ser abandonado el pueblo español por el Rey Fernando VII, esa rebelión se extendería poco después a toda España.

    El ámbito nacional del levantamiento del 2 de mayo de 1808 no se debe sólo a su territorialidad, sino a que fue la primera expresión de sentimiento nacional español, en el sentido liberal. Es decir, en aquella revuelta en que el pueblo español venció al Ejército más poderoso del mundo, el francés, los españoles se sintieron por primera vez soberanos, dueños de su propio destino. Los frutos de ese levantamiento los recogieron los liberales de Cádiz en la Constitución de 1812, donde se estableció que «La Nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona.»

    Por tanto, aunque es oportuno que Madrid elija el 2 de mayo como fiesta regional, resulta del todo inadecuado que el inicio de la Guerra de la Independencia Española que marcó ese primer sentimiento nacional y liberal en nuestro país, se celebre sólo en el marco de las instituciones de la Comunidad de Madrid.

    Es del todo disparatado el hecho de que cada vez más jóvenes crean que el 2 de mayo se celebra la constitución de la Comunidad de Madrid. El 2 de mayo se celebra la expresión de la Nación española en su sentido liberal, en el sentido de la soberanía residente en todo un pueblo que quiso resistir a la ocupación de Napoleón y al abandono de la Corona. No se entiende que tal acontecimiento, de marcado carácter nacional, sólo se celebre en una región de España.

    “UN BACHILLERATO MÁS FÁCIL HARÁ FRACASAR A MÁS ALUMNOS”

    Análisis de la reforma del Bachillerato

    Álvaro Vermoet Hidalgo, Presidente de la Unión Democrática de Estudiantes

    La LOGSE se caracterizó por la eliminación de todo incentivo al esfuerzo, unificando toda la enseñanza obligatoria en una educación primaria comprensiva en la que se buscaba la igualación social de los alumnos. El sistema LOGSE, basado en la promoción automática de curso, en la supresión de cualquier reválida y en que todos los alumnos estudien lo mismo en los mismos centros, parecía que conllevaría mejores resultados “estadísticos”. Es decir, aun reconociendo que los alumnos aprenderían menos porque se les exigiría menos, el sistema LOGSE parecía prometer una mejoría estadística en el número de titulados. Fue todo lo contrario. La supresión de cualquier forma de esfuerzo no hizo sino desincentivar el estudio, y la unificación de todos los alumnos en una educación primaria obligatoria hasta los 16 años no hizo sino promover el abandono temprano. Las cifras de fracaso escolar, es decir, de alumnos que no llegan al Graduado de ESO, se dispararon.

    “La experiencia LOGSE demuestra que rebajar el nivel de exigencia no conlleva un mayor número de titulados, sino el abandono del sistema sin titulación”

    En el Bachillerato, no obstante, era distinto. No era un nivel obligatorio, y más de una cuarta parte de los alumnos quedaban fuera de él por no tener el Graduado en ESO. La dificultad de los alumnos se debía a que había que empezar a estudiar, y no estaban acostumbrados. El Bachillerato servía para introducir al alumno en la cultura del esfuerzo. El Gobierno ha reformado ahora el Bachillerato, permitiendo que los alumnos que suspendan el primer curso sólo repitan las materias pendientes, en un curso-puente con materias de segundo.

    “Un Bachillerato más fácil, en que se pueda dejar la mitad del primer curso para un curso-puente, desincentivará el esfuerzo y hará aumentar las tasas de abandono”

    El Ministerio de Educación asegura que se trata de incentivar a los alumnos, al hacer más fácil los 2 cursos de Bachillerato si se dividen en 3 años. Será todo lo contrario. La reducción de la exigencia en el primer curso suavizará ese mayor esfuerzo que había logrado retener el Bachillerato. Muchos dejarán para el año siguiente la superación de materias, y de ellos, como sucedió con la enseñanza obligatoria LOGSE, la mayoría no llegarán nunca a titular. La reducción de la exigencia no ayuda a quienes necesitan aprender a esforzarse, y ni siquiera servirá para manipular las estadísticas. Un Bachillerato más fácil, en que se pueda dejar la mitad del primer curso para un curso-puente intermedio, desincentivará el esfuerzo y hará aumentar las tasas de abandono.

    EL BACHILLERATO QUE QUEREMOS 

    Desde la Unión Democrática de Estudiantes vamos a demandar un Bachillerato que garantice una preparación adecuada para la enseñanza superior y que ofrezca una educación de calidad en la formación humanística, que deja de ser común a todos en la Universidad y que, por tanto, sólo el Bachillerato puede proporcionar.

    Las reivindicaciones que planteará UDE en el Consejo Escolar del Estado son:

    • Un Bachillerato en que cada curso equivalga a un año completo, sin cursos-puente.
    • Un Bachillerato con una duración de 4 años, desde los 14 hasta los 18 años, sin perjuicio de que la edad de escolarización obligatoria se mantenga en los 16 años (existiendo, por tanto, alternativas de formación laboral).
    • Un Bachillerato vinculado a unas enseñanzas comunes rigurosas que garanticen una formación humanística y científica de calidad.
    • Un Bachillerato que exija, para matricularse en él, la superación de una reválida, que garantice aquellas aptitudes y destrezas que se darán por sabidas.
    • Un Bachillerato que garantice unos conocimientos comunes a los distintos centros educativos y en las distintas Comunidades Autónomas a través  de un control externo de los resultados: el establecimiento de una Prueba General de Bachillerato como requisito a superar para obtener el Título de Bachiller.

    Sólo un Bachillerato con una entidad suficiente y con unos requisitos claros de entrada y de salida será un instrumento útil para aquellos jóvenes a quienes sólo la escuela puede dar una formación que les prepare para la Universidad y para el mundo laboral.

    UDE presentará una iniciativa en el Consejo Escolar para impedir a Arabia Saudí adquirir colegios

    Sería tan sencillo como modificar el Real Decreto de Centros Extranjeros para aplicar la exigencia de reciprocidad a colegios comprados o financiados por Estados extranjeros aunque impartan los temarios españoles

    La Unión Democrática de Estudiantes, representada en el Consejo Escolar del Estado y en el Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, se opone a que un país que difunde una versión radical del Islam como es Arabia Saudí pueda hacerlo en el sistema educativo español, algo que ya está haciendo con nefastas consecuencias en países como el Reino Unido.

    Una forma de evitarlo sin limitar la libertad de enseñanza, es decir, el derecho de los centros educativos a ofrecer proyectos religiosos, sería reformar el Real Decreto de Centros Extranjeros. Dicho Real Decreto obliga a la “reciprocidad” entre países a la hora de instalar centros extranjeros. No obstante, este Real Decreto no considera “centros extranjeros” los centros que, siendo de titularidad extranjera o financiados desde el extranjero, impartan el temario español, y por tanto el Real Decreto no tiene efectos sobre ellos en relación a la exigencia de reciprocidad.

    Exigir reciprocidad a una teocracia como la de Arabia Saudí impediría, de hecho, que instalaran colegios en España. El problema es que Arabia Saudí no quiere impartir temarios saudíes sino temarios españoles en centros saudíes, y eso les libra de la exigencia de reciprocidad, que se aplica a centros que den temarios extranjeros y no simplemente a centros extranjeros.

    Álvaro Vermoet, consejero del Consejo Escolar del Estado y del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, presentará ante ambos organismos una propuesta para reformar el Real Decreto de Centros Extranjeros, con el fin de impedir a Arabia Saudí adquirir colegios españoles a través de la reforma del concepto de “centro extranjero”. 

    El objetivo de UDE es que se incluya dentro de “centros extranjeros” a aquellos centros que, aun impartiendo los temarios españoles, sean de titularidad extranjera o reciban fondos extranjeros. Al ser prácticamente imposible que una teocracia como la saudí admita colegios españoles en su territorio, este nuevo requisito dificultaría muchísimo su intención de introducir en España la interpretación radical del Islam que difunde la teocracia saudí.